Amazoas

Danny Mejía

Danny Mejía

Recuerdo que cuando Dios empezó a poner en mí el deseo de ir a Amazonas tenía muchas dudas. Le preguntaba a Dios si yo estaba preparado, si iba a poder costear el viaje, si las personas a mi alrededor estarían de acuerdo, si soportaría el clima... en fin, muchas preguntas que se trataban acerca de mí. Él con mucha paciencia y amor fue contestando cada una de mis dudas y mostrándome finalmente que no se trataba de mí, que se trataba de Él y de hacer Su voluntad para mi vida; Él quería obrar en mi vida, pero el obstáculo que no le permitía hacerlo era yo mismo.